Psicosesion

Blog de psicología y curiosidades.

Si no encuentras la información que buscas en ninguno de nuestros artículos, recuerda que puedes ir a CONSULTAS y plantear tus dudas o problemas. Es GRATIS.

CONSUMO DE ANTIDEPRESIVOS

Posted by admin On julio - 20 - 2011

El consumo de psicofármacos, antidepresivos, ansiolíticos, hipnóticos, no es algo nuevo. Las conocidas drogas permitidas han sido recetadas y consumidas por un número importante de la población a nivel mundial y continúa en aumento.

La inestabilidad laboral, problemas económicos y afectivos son algunas de las causas por las cuales el consumo de antidepresivos y otros psicofármacos continúa en aumento en la población mundial, y sobre todo en momentos de crisis económica.

Según estadísticas la droga más consumida son ansiolíticos combinados con el uso de antidepresivos y en menos proporción se consumen hipnóticos.

Hace algún tiempo se popularizó la conocida “pastilla de la felicidad” (Prozac) cuyo consumo ha aumentado en el mundo entero.

Muchas personas consumen psicofármacos sin prescripción médica.

Otras personas lo hacen por hábito o acostumbramiento, ya que generan dependencia de la droga.

Algunas de las causas que motivan el consumo de antidepresivos y otros

psicofármacos son:

Ansiedad o nerviosismo

Problemas de relacionamiento o familiares

Depresión

Problemas laborales

Insomnio o trastornos de sueño

Ataque de pánico

Drogadependencia

Muchas personas generan alto grado de dependencia al consumo de estas drogas, llegando a no poder vivir sin ellas. Sin embargo a pesar de que el consumo de antidepresivos puede ayudar con estos problemas, éstos también pueden ser tratados psicológicamente o pueden desaparecer con el tiempo. Lo que queremos decir con esto es que muchos trastornos como ser la depresión leve, algunos estados de ansiedad podrían ser tratados con psicoterapia, prescindiendo del consumo de psicofármacos, que en muchas

ocasiones suelen generar dependencia.

Sin embargo, hay una tendencia en la población que frente a un problema como los mencionados anteriormente, concurren a la consulta del médico psiquiatra y no a la consulta psicológica. En ocasiones el psiquiatra deriva la consulta a un psicólogo, pero la mayoría de las veces el psiquiatra prescribe medicación que produce en el paciente una mejoría inmediata pero que no trata el problema.

En otras patologías más importantes, el consumo de antidepresivos debería ser combinado con el tratamiento psicológico, el que muchas veces no se realiza, quedando el paciente medicado pero sin asistencia psicológica, la cual es fundamental para su tratamiento.

Por otro lado, muchas personas generan dependencia al consumo de antidepresivos y otros psicofármacos, no siendo conciente de ello, ya que ha sido prescripto por su médico. La imagen del psicofármaco a nivel social no es visto como una droga, sino como un medicamento, y suelen producir alto grados de dependencia al mismo nivel o mayor que las drogas ilegales.

Algunas personas comienzan a consumir drogas sin un diagnóstico psicológico adecuado tan solo porque algún amigo o familiar se la recomienda. Otras que si han concurrido a la consulta médica, pierden conciencia de que está consumiendo una droga a tal punto, que algunos argumentan que el médico en algún momento la prescribió por tanto la debe seguir repitiendo en el tiempo sin volver a concurrir a la consulta médica. Otros buscan “convencer” a su psiquiatra de lo beneficioso de la pastilla aún demandando aumento de dosis

cuando la dependencia ya se ha instaurado.

Muchas personas presentan problemas para manejar sus emociones, frente a situaciones que les producen ansiedad, no logran enfrentarla y la evitan mediante el consumo de la pastilla. Como hemos dicho en otras ocasiones un grado de ansiedad es necesario para nuestra actividad diaria. Cierto grado de

ansiedad prepara al organismo para la resolución de un problema o situación.

Por otro lado el temor y miedo a sentirse deprimidos o a enfrentar situaciones cotidianas, hace que muchas personas acudan al consumo de antidepresivos cuando se sienten tristes o frente a cualquier situación normal de la vida que le produce displacer.

El consumo de psicofármacos genera en el sistema nervioso cierto estado placentero, que con el tiempo requiere un aumento del consumo de la droga, y es de esa manera que la persona va aumentando su ingesta y genera dependencia.

Por otro lado la terapia psicológica ayuda a la persona a enfrentarse a sus emociones, a controlarlas y cambiar aquellos pensamientos negativos recobrando el bienestar deseado. El poder canalizar la ansiedad de un modo productivo, resulta positivo, permite resolver problemas diarios vinculados a la vida familiar y laboral y superarlos. Lo que ocurre es que la persona muchas veces no logra solucionar el problema lo que le genera una mayor ansiedad y en ocasiones surge así la depresión asociada a la ansiedad. En estos casos, luego de realizar un diagnóstico, es necesario el tratamiento combinado psicofármacos y tratamiento psicológico, la terapia cognitivo conductual ha resultado eficaz para el abordaje de estas problemáticas.

Por tanto, el uso de psicofármacos solo resulta necesario en algunas patologías, no en todas, para lo cual hay que realizar un diagnóstico previo que determine el tratamiento recomendado de acuerdo a cada problemática en particular.

En algunas problemáticas, resulta suficiente el tratamiento psicológico sin tener que acudir al consumo de psicofármacos.

En patologías más complejas, es necesario la combinación de la terapia farmacológica con la terapia psicológica, lo cual es importante que el psiquiatra informe al paciente sobre los beneficios de misma ya que como dijimos anteriormente el paciente suele acudir a la consulta psiquiátrica en primer instancia.

Popularity: 1% [?]

Leave a Reply